Inteligencia artificial

Introducción

¿Qué es la inteligencia artificial?, ¿será posible?, ¿en cuánto tiempo?, ¿es una amenaza, un beneficio?, Y si es un beneficio, ¿a quién beneficia?, y si es una amenaza, ¿quién se ve afectado?, su creación, ¿es una necesidad o sólo un invento más?

La inteligencia artificial es un campo de estudio muy extenso y a su vez poco explorado o con grandes avances, los primeros avances trascendentales, fueron entre los años 60´s y 80´s. Sin embargo y desde entonces, han surgido numerosas cuestiones, inquietudes, no solo para quienes estudian el tema sino para la sociedad en general.

De ser posible este avance científico – tecnológico, podría significar una evolución o un cambio en la era humana, podríamos incluso dejar de ser protagonistas de este mundo para convertirnos en máquinas manejadas o manipuladas por otras máquinas que en su momento fueron hechas por el hombre y que podrían ser capaz de pensar, sentir y tomar decisiones propias, convirtiéndonos en seres incapaces de evolucionar mucho más de lo que ha evolucionado una máquina. Probablemente nos suplirán en su totalidad, o quizá esto sea solo un invento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué es la inteligencia artificial?

Tanto hemos oído hablar de estos términos en conjunto, que ya no nos es extraño, sin embargo, ¿sabemos qué es la inteligencia artificial y cómo o dónde se encuentra?

Según Haugeland (1985), se define como la capacidad de hacer que los computadores piensen, por su parte, Nilsson (1998) lo define como la relación de conductas inteligentes con artefactos. Rich y Knight (1991) explicaban el estudio de cómo lograr que los computadores realicen tareas propias del ser humano.

La inteligencia artificial, es entonces, dotar de cualidades humanas a una máquina, tal como la creatividad, los sentimientos, la capacidad de tomar decisiones o razonar. Se le domina artificial porque es una característica inventada, es un aspecto innato del humano que se busca integrar a las máquinas ya que es una cualidad con las que éstas no nacen o se hacen, pero, ¿es posible crear inteligencia?

En el libro Inteligencia artificial, un enfoque moderno de Stuart J. Russell y Peter Norving, menciona alguno ejemplos en donde se ha desarrollado lo más cercano a la inteligencia artificial, que aunque no se habla de un máquina que ya posea todas las cualidades de un ser humano para denominarlo inteligente (creatividad, raciocinio, toma de decisiones, etc.), es cierto que se ha desarrollado en diversos proyectos con algunas cualidades propias del ser humano: el tan famoso Deep Blue es ejemplo de esto, este sistema fue campeón en partidas de ajedrez, creaba jugadas; o ALVINN otro sistema, creado en al ámbito de la inteligencia artificial, a través de éste, fue posible dirigir un automóvil a través de un computador, que enviaba imágenes del trayecto y ALVINN calculaba la mejor dirección, basándose en experiencias por los viajes de entrenamiento; o Siri, una aplicación a la que tienen acceso muchas personas a través de su teléfono inteligente, este sistema es lo más parecido a un asistente personal, responde a tus preguntas y solicitudes, da sugerencias, etc.

Lo anterior son solo algunos ejemplos, sin embargo, no quiere decir que ya se ha investigado, visto y hecho todo, pues aún no se ha avanzado nada en esta rama de la ciencia, considerando que el objetivo de muchos científicos es crear una réplica de la mente humana, que pueda ser asignada a máquinas para que estas hagan las tareas que el ser humano hace y que hasta ahora nadie más puede hacerlas.

¿Será posible la inteligencia artificial?

Tal como se mencionó anteriormente, aunque ya hay antecedentes de este objetivo científico, no ha pasado por la etapa de auge total. Clonar la mente humana, crear un ser humano a imagen y semejanza es un reto muy grande para los científicos, pues no se ha investigado del todo; ¿qué podría generar si existieran maquinas con la mente o la capacidad de inteligencia que posee un ser humano, son mayores los beneficios o estaríamos creando un arma mortal para el ser humano?, son tantas interrogantes que se debe hacer antes de decidir si continuar con un proyecto de tal magnitud que efectivamente cambiaría el rumbo del mundo, para bien o para mal.

Posiblemente, la ambición de la sociedad por desarrollar un proyecto tan magnifico como la inteligencia artificial los lleve a que éste sea posible en unas décadas, claro, sin considerar los aspectos que anteriormente se mencionaron, pues como menciona Gómez Herrera en su artículo La inteligencia artificial, ¿hacia dónde nos lleva?, lo verdaderamente inteligente, sería considerar que la ciencia, la tecnología y la inteligencia artificial sea creado en pro de un mejor nivel de vida en relación con el medio ambiente, y sobre todo que sea un nivel de vida que no solo esté al alcance de unos cuantos, sino que los proyectos que se desarrollen sean pensados y accesibles para la sociedad en general. Así como también considerar que podría pasar con cada avance que tenga la ciencia-

 

 

 

 

Conclusión

¿Beneficio o amenaza, necesidad o invento?

Llevar a la realidad la réplica de la mente humana, podría traer muchos beneficios, desarrollar tareas que el ser humano hace y que requieren de mucho tiempo, en menor tiempo, mayor productividad, rapidez. Pero es mayor la amenaza que puede representar llevar a cabo la existencia de la inteligencia artificial, podría ser el arma mortal que acabe con la vida humana, convertir al ser humano en esclavos de robots, o que incluso estás maquinas puedan desarrollar la capacidad de crear maquinas en las que se perfeccione el sistema, creando así una cadena de inventos de máquinas, cada vez más perfectas, supliendo toda actividad y señal de vida humana.

Puede ser la inteligencia artificial una necesidad, pero, ¿de qué?, hasta ahora, ningún científico ni inventor ha justificado que sea necesario el desarrollo de un robot a imagen y semejanza de un humano, si se va a desarrollar una máquina que posea las características del hombre, por qué no perfeccionar al ser humano con educación, por qué se ha buscado tanto la creación de una máquina que haga todo lo que hace el ser humano, más bien, este proyecto, resulta ser el reflejo simplemente de un invento, carente de razón, sin embargo, también podría ser creado en necesidad de no sentir soledad o de querer alguien que haga todo lo que para la vida humana toma de mucho tiempo y esfuerzo, reflejo de la dependencia que está sufriendo la sociedad de la tecnología.

 

 

 

 

 

 

Bibliografía

Castro, M. (s.f.). Soho. Obtenido de Soho: http://www.soho.com.co/zona-cronica/articulo/los-robots-mas-parecidos-los-humanos/38305

Definición ABC. (s.f.). Obtenido de Definición ABC: http://www.definicionabc.com/tecnologia/inteligencia-artificial.php

Gómez Herrera, R. (1999). La inteligencia artificial, ¿hacia dónde nos lleva? ¿cómo ves?

  1. Russell, S., & Norving, P. (2004). Inteligencia artificial, un enfoque moderno. Madrid: PEARSON PRENTICE HALL.

Matthews, J. (2010). Razón Artificial, La ciencia y el arte de crear videojuegos. Obtenido de Razón Artificial, La ciencia y el arte de crear videojuegos: http://razonartificial.com/2010/01/empezar-en-la-inteligencia-artificial/

 

 

Reflexión

Elegí el tema porque lo desconocía, y me resultó muy interesante el título. Para escribir investigué en diversas páginas y revistas acerca del tema, puesto que la lectura era de 1999 y quería saber cuál era la diferencia entre ese texto y los de ahora con respecto al tema, cuál había sido el avance en la ciencia, en especial en este ámbito.

“Ser un estudiante en línea”

Las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) han venido a transformar la forma de aprender, ejemplo de ello han sido la creación de escuelas virtuales, modalidad presenta nuevos retos y desafíos para quienes desean ser estudiantes en línea.

La modalidad abierta y a distancia pasó por distintas etapas, sufriendo cambios hasta llegar al modelo de aprendizaje en línea:
– Primera etapa (finales siglo XIX y principios del siglo XX), enseñanza por correspondencia: era una interacción unilateral pues el alumno solo contaba con el apoyo de material impreso y hacia uso del servicio postal.
– Etapa dos (1960), enseñanza multimedia: el alumno contaba con material impreso, audiovisual y electrónico (teléfono y televisión), el aprendizaje era instruccional.
– Tercera etapa (1970), telemática: uso de las telecomunicaciones con otros medios educativos (CD-ROM).
– Cuarta etapa (1990), enseñanza colaborativa basada en Internet: el estudiante es autogestor, el docente se convierte en guía y facilitador, además se utilizan recursos sincrónicos (chat, videoconferencia) y asincrónicos (correo electrónico, foros).

En el entorno virtual el aprendizaje no es pasivo ni dirigido, se debe convertir en un agente activo de su aprendizaje, la cuarta etapa, fue la dio lugar a la educación en línea, propiciando la transición de alumnos a estudiantes, donde a diferencia del estudiante, el alumno era dependiente de las acciones e instrucciones del docente.
García Aretio (2014) explica que la educación a distancia se basa en un diálogo didáctico donde se aprende de forma independiente o grupal.

Es importante destacar que un estudiante en línea debe poseer características específicas:
– Actitud proactiva: dispone de liberta y autonomía para tomar decisiones con respecto a su aprendizaje y desempeño.
– Compromiso con el propio aprendizaje: es un agente activo, responsable y autogestor de su aprendizaje
– Conciencia de las actitudes, destrezas, habilidades y estrategias propias: deberá desarrollar estrategias que le faciliten la recepción y análisis de la información, para poder acceder a ella en cualquier momento.
– Actitud para trabajar en entornos colaborativos: no debe de perder de vista que el aprendizaje entre pares enriquece su proceso cognitivo y de desarrollo.
– Metas propias: debe establecer metas y buscar soluciones para posibles inconvenientes.
– Aprendizaje autónomo y autogestivo: debe desarrollar habilidades comunicación, búsqueda, selección, producción y difusión de la información y conocimiento.

Así mismo se enfrentará como estudiante en línea a diversos retos:
– Tendrá que aprender a ser autogestivo, autocrítico y reflexivo.
– Deberá analizar y procesar el conocimiento, además de apropiarse y proyectar su saber.
– No olvidar que el trabajo colaborativo enriquece su conocimiento así como fortalece el aprender a aprender.
– Deberá crear una agenda de actividades (personales, escolares, laborales, etc.) para administrar su tiempo.
– Deberá reforzar sus habilidades de lectura y escritura, así como evitar el uso excesivo de mayúsculas, en un ambiente en línea esto significa gritar.

Pero el desafío más grande como estudiante será el de convertirse en un alfabeta digital; para identificar necesidades de la información, trabajar con diversas fuentes y códigos de ésta, saber manejar la sobrecarga y discriminar la calidad de las fuentes, organizar, usar y saber comunicar la información eficazmente.

Por último, es conveniente explicar que ser un estudiar en línea no es fácil ni difícil, solo se deben aplicar estrategias y acciones que autogestionen el aprendizaje, crear el compromiso consigo mismo y con su aprendizaje, también es importante desarrollar la comprensión de lectura para evitar frustraciones y pérdida de tiempo.